De tanta obligación, nos hicimos devotos

Publicado por Etna Martínez Duarte en

Obligamos a los niños
A escuchar discursos
Que no les interesan

A sentarse
Cuando prefieren correr

A aprender
Lo que no les importa

A callar
Cuando quieren compartir

Obligamos a los niños
A memorizar cosas
Que no tienen sentido para ellos

A que coman
Lo que es bueno
A que compartan
Lo que quieren reservarse
A Que relaten
Discursos que jamás crearon

Para que aprueben exámenes
Que no les conducen
A ningún lugar de sí mismos
Mas que al deseo
De aprobar

Y aprenden a hacer por voluntad
Lo que antes hacían
Por imposición
Asi van Olvidando
Quiénes son
Y ponen en su centro
La aprobación ajena

Pero la vida no tiene materias
Y los excelentes
Se quedan en el recuerdo
De la excelencia

Buscando aprobación
Se olvidan
De hablar cuando desean
Sobre lo que desean
De Aprender por motivación propia
Comer en deleite
Y correr de expansión
Se olvidan
De compartir por gusto
Y reservar sus cuerpos
De sembrar discursos que inventaron
Y criticar abiertamente

Se olvidan de sentirse
En vez de sentarse
A complacer al resto

Se han esforzado tanto
En aprobar
En relucir
Que han olvidado el idioma
Del deseo interno

Aquél que te impulsa a correr
Cuando no quieres quedarte
El que te hace buscar
Aquello que te sana

Y el que salvaguarda tus ganas
Por encima de tu excelencia

Ese idioma
Es el que lo impuesto
Te expropia

Para alojar en tí
Al forastero deber
De anteponer
Las necesidades
E INTERESES
De otros

#ululabaalaluna

La foto es de mi compañera
@christinacuninghamphotography
Con la que estamos tejiendo sueños nuevos
A modo de trampolines de colores

Nuestras niñas son ajenas
A lo ajeno
Vivenciadas sin deberes

Aprenden lo que sus ganas
Les impulsan

Y sus sueños
Les motivan


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On InstagramVisit Us On FacebookVisit Us On Youtube